El fin último de todo desarrollo debe ser el ser humano y, por lo tanto, el objeto del desarrollo es que todos los seres humanos tengan más y mejores  oportunidades. Esto se expresa en parámetros tales como: el acceso a los ingresos, no como fin, sino como medio para mejorar la calidad de vida; la vida prolongada, los conocimientos, la libertad política, la  libertad y la seguridad económica y la garantía de todos los derechos. En este sentido, la equidad siempre ha sido un tema de gran relevancia en las concepciones filosóficas, sociales y políticas de la modernidad.

Publicado: 2014-06-15